Kayoola

El autobús con energía solar viene… de África

Hemos hablado en muchas ocasiones de los avances realizados en autobuses eléctricos, con un impacto menor en el medioambiente. Pero, en veranos tan calurosos como este, nos preguntamos: ¿y por qué no un autobús solar? Un empresario de Uganda ha decidido crear su propio autocar propulsado por energía solar de lujo. Y su iniciativa ha llegado hasta las mismísimas Naciones Unidas.

Richard Mandada, vicepresidente de desarrollo de Kiira Motors, lo tenía claro: en África tienen mucha luz de sol, y un déficit de autobuses para abastecer el transporte público. Allí, viajar en autocar es la primera opción de todos sus habitantes, y en algunas ciudades, demasiado tráfico y contaminación puede ser un problema. En el gobierno de su país vieron que era la idea de un autobús que funcione con energía solar era una idea con mucho potencial, así que decidieron financiar este proyecto.

El resultado ha sido la creación del modelo Kayoola, un autocar de lujo capaz de albergar 35 pasajeros. El vehículo lleva unos paneles solares sobre el techo que recargan sus dos baterías de manera natural y constante, aunque también se pueden conectar a la corriente eléctrica en caso de necesitarse.

El Kayoola es un autobús eléctrico cuyas piezas están fabricadas en un 60% en la propia Uganda, lo que abarata su fabricación. Su autonomía es de unos 92 kilómetros, pero las baterías apenas tardan una hora en ser recargadas. En principio parece más indicado para el transporte urbano, antes que para realizar largos viajes en autocar. La idea es utilizarlo en grandes ciudades, donde se recorren distancias menores y, además, sufren de una mayor contaminación.

La propuesta de un autocar ecológico y alimentado por energía solar es lo que llamó la atención en la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, que expuso el prototipo durante su última convención. Allí fue bien acogido por sus responsables, entre ellos, por Rob de Jong, el encargado de transporte del programa de medio ambiente de la ONU. Los avances en este tipo de autobuses eléctricos con paneles solares pueden suponer un importante ahorro energético de cara al futuro.

De momento, en Kiira Motors, la compañía que ha presentado el Kayoola, trabajan en mejorarlo y aumentar la eficacia de sus baterías. Se ha presentado un plan para fabricarlos en masa a partir de 2018, una labor que podría generar hasta 7.000 empleos, con la idea de exportarlos también por diferentes países de África. De ser así, Uganda se convertiría en el primer país en tener una flota de autobuses solares.

Australia fue el primer país en poner autobuses solares aún en estado de prototipo a disposición el público, en el  año 2007. En Europa, el pionero fue Austria, que fletó en 2011 vehículo de estas características en periodo de prueba en la ciudad de Perchtoldsdorf. ¿Veremos algún autobús a energía solar recorrer las carreteras españolas? Desde luego, sol no nos falta.