autobus athletico tucuman

El autobús de la selección de Tucumán y su acelerado viaje

El equipo de fútbol argentino Atlético de Tucumán pasará a la historia por la increíble hazaña que vivió ante su encuentro con El Nacional, equipo de Ecuador. El vuelo de la selección de fútbol sufrió un retraso y el equipo tuvo que ir en autobús a máxima velocidad por la ciudad para llegar lo antes posible. ¿Quieres saber si ganaron el partido?

La ciudad de Quito, en Ecuador, esperaba ansiosa la llegada del equipo de fútbol Atlético de Tucumán. Los jugadores argentinos debían coger un vuelo a esta ciudad, luego el autobús que les dejaría en el hotel y, posteriormente, disputar el partido. Pero los vuelos son imprevisibles, y en esta ocasión, la demora afectó a la totalidad de la selección de fútbol.

El equipo argentino del Atlético de Tucumán atravesó Quito a máxima velocidad para llegar a tiempo al encuentro de futbol

El vuelo con destino Quito no llegó a su destino a la hora marcada; aterrizó a la hora a la que estaba previsto que comenzara el encuentro. ¿Qué hacer entonces? El equipo debía llegar al Estadio Olímpico Atahualpa cuanto antes. El primer paso, tras llegar a Quito y subirse en el autobús que los transportaba hasta el estadio fue avisar al árbitro del encuentro. El tiempo máximo estipulado que se debe esperar ante un imprevisto de este tipo es de 45 minutos, pero en esta ocasión se hizo una excepción y se esperó al equipo durante una hora.

Los problemas no cesaban, y es que la selección no disponía en ese momento de los uniformes para jugar, pero rápidamente se encontró una solución: la selección Sub-20 de Argentina había jugado recientemente en Quito y se encontraban allí, con lo que les prestarían su equipación. Todos estos problemas se solucionaron mientras el autobús continuaba viajando a toda velocidad por la carretera. ¡No había tiempo que perder!

El autobús que trasladaba al equipo recorrió la distancia desde el aeropuerto hasta el estadio a una velocidad de 120 kilómetros. Esto no es nada recomendable en una situación normal, ¡pero había que darse prisa o se anularía el partido y sería como haberlo perdido! El conductor del autobús puso todo de su parte para llegar antes posible y recorrió el trayecto en tan solo 18 minutos, lo cual es inimaginable en una situación normal.

Pero te preguntarás… ¿sirvieron las prisas, la equipación prestada y los momentos de espera y de tensión para algo? ¡Claro que sí, porque el equipo argentino ganó el partido por 1 gol a 0 y eliminó a El Nacional de la competición!