autobus sin conductor

El autobús sin conductor que circula por Londres

Algunos viajeros de Londres tendrán la oportunidad de probar un autobús sin conductor que se encuentra en pruebas actualmente. Si todo sale como lo esperado, para el año 2019 podríamos ver circular a autocares que no precisan de la figura de un conductor por esta capital.

Se trata de un autobus sin conductor totalmente experimental que en estos días recorrerá Londres.

Muchas ciudades ya han podido probar la experiencia de este tipo de autobuses que no requieren que un conductor los maneje: España, Grecia, Holanda… Y ahora son los viajeros de Londres los que podrán experimentar las sensaciones y la manera de moverse que ofrece  este autobús, que aún se encuentra en periodo de pruebas. Durante tres semanas algunos ciudadanos de esta ciudad podrán subirse al autobús para que se pueda trabajar en mejoras, posibles fallos y en que la experiencia para estos viajeros sea lo más satisfactoria posible.

Este autobús ofrecerá rutas de unos cuatro kilómetros de manera totalmente gratuita a sus viajeros, concretamente operará en el barrio londinense de Greenwich. Y cuando decimos que pocos serán los afortunados que podrán probarlo lo hacemos porque la capacidad del autobús es de solo cuatro viajeros por trayecto. Durante los viajes habrá siempre cerca un operador cualificado que resolverá todas las dudas que puedan tener y cualquier tipo de incidencia técnica.

Para realizar este proyecto se han invertido más de 8 millones de libras; se ha apostado fuerte por esta tecnología y por dar a conocer a los ciudadanos y a las autoridades los beneficios de este tipo de vehículos. Se pretende hacer visible cómo este tipo de transporte es capaz de adaptarse a las exigencias de la movilidad urbana y que poco a poco la gente se acostumbre a ver por las calles vehículos conducidos por un ordenador.

La velocidad del autocar es de solo 16 km/h y cuenta con un radar con el que será capaz de esquivar todos los posibles obstáculos que se puedan encontrar en el camino. Al estar controlado por un ordenador, no precisa de elementos de un autobús al uso como el volante o el freno. Cuenta también con un mapa 3D de la zona de Londres por la que se mueve para que así pueda moverse de manera autónoma por sus calles.

¿Veremos en el año 2019 este tipo de vehículos circulando con normalidad por Londres y por otras ciudades europeas? De momento, tendremos que esperar unos años, pero cada vez los autobuses sin conductor son más una realidad que un avance tecnológico lejano.