seguridad vial en autocares

Como actuar en el autocar escolar en caso de emergencia

El autocar es el medio de transporte con el índice de siniestralidad más bajo; no obstante, todos los incidentes en los que se ve implicado este tipo de vehículos tienen una elevada transcendencia social, debido al gran número de personas que viajan en ellos. La alarma social todavía es más alta si el autocar implicado es de uso escolar.

Esta industria está sometida a altas exigencias de seguridad, tanto por parte de la legislación como de los usuarios. Sin embargo, el continuo esfuerzo por reducir la tasa de accidentes o las consecuencias de los mismos no puede ir solamente dirigido hacia la mejora del vehículo, sino también debe ir dirigido a la de la organización del transporte, de la infraestructura que necesita, de la formación del conductor y (algo que pasa desapercibido en más ocasiones) hacia el comportamiento de los propios viajeros, de tal manera que sepan cómo actuar en caso de accidente.

 

¿Cómo evacuar un autocar escolar?

salidas de emergencia de un autocar escolar

Los motivos de los accidentes entre los autocares escolares son múltiples. La hora, el día de la semana, las condiciones climatológicas y de la calzada, otros vehículos o incluso los ocupantes pueden ser factores determinantes de éste. El accidente ocurre sin esperárselo, lo que obliga a programar las actuaciones posteriores a él.

 

Previsión anterior de emergencias en un autocar escolar

 

¿Qué se debe hacer en caso de accidente? ¿A quién le corresponde dirigir las actuaciones de los ocupantes?

El conductor del autobús es el único adulto presente en muchas ocasiones, en otras ocasiones dispone de la ayuda de un acompañante autorizado. Así pues, ¿cuáles son las acciones que hay que seguir para solicitar ayuda en caso de emergencia?

Se debe tener un plan previo para cubrir los numerosos aspectos de un accidente y conocer cuáles son los procedimientos de emergencia a llevar acabo. No sólo los accidentes pueden obligar a la evacuación de un autocar; un fuego a bordo del mismo o un atasco en un lugar peligroso, como un paso a nivel, pueden ser suficientes motivos para realizar esta acción.

Seguramente, el chofer, conductor del autocar o el acompañante evacuarán a los usuarios, pero, ¿están preparados para ello? Y los usuarios ¿disponen de un plan y han realizado prácticas de los procedimientos de emergencia? ¿Se han establecido normas y prácticas y definido las responsabilidades de cada uno?

Algunas de estas preguntas no tienen siempre una respuesta afirmativa y pueden plantearse demasiado tarde, una vez que el accidente ya ha ocurrido. Hay que estar preparados y enseñar a adultos y niños el comportamiento para saber actuar adecuadamente.

 

Educación vial en los colegios

La educación de los niños es algo que nos preocupa, por ello intentamos enseñarles unas normas y formas de conducta social. Su comportamiento en el autocar, al igual que la evacuación, son parte de dichas normas y, con lo cual, no pueden ser descuidadas, ya que además nos garantizan la seguridad de los usuarios.

Los colegios deben ser los responsables de dar los programas de educación sobre seguridad vial y evacuación de autocares a los alumnos. Cada curso, todo alumno que utilice el transporte escolar tendría que recibir las instrucciones apropiadas a cerca de cómo comportarse y participar en las simulaciones de evacuación.

Los padres y profesores tienen que estar preparados, porque servirán de ejemplo y enseñarán a los niños las normas de conducta en el interior de un autocar, asegurándose de que las comprenden y las cumplen correctamente.

 

Simulacros de evacuación

Seguridad Infantil en el Transporte escolar

Un simulacro de evacuación es realizado con el fin de que tanto el conductor como los pasajeros se familiaricen y aprendan los pasos que han de seguir si se produce una emergencia o accidente. Las siguientes normas son útiles no sólo en el caso de evacuación de un transporte escolar, sino para cualquier autocar.

  • Conservar la calma. Permanecer sentados y tranquilos en el asiento hasta que el autocar esté totalmente detenido.
  • Mantener siempre abrochado el cinturón de seguridad si dispone de él y protegerse con el respaldo del asiento delantero.
  • No empujar al ir hacia la salida.
  • Salir del autocar rápidamente, dejando los efectos personales. Al abandonar el autocar, usar los pasamanos o asideros, si los hay. Al bajar, debemos tener cuidado y prestar atención al tráficoque pueda haber alrededor y a otros peatones.
  • Usar prioritariamente las puertasy, sólo si fuera preciso, las salidas de emergencia más próximas y accesibles.
  • Hay que dirigirse hacia un “lugar seguro”, lo más lejos del autobús posible, y permanecer allí con el grupo.
  • Mantener las medidas de precauciónnecesarias ante el tráfico al cruzar una vía.
  • Pedir ayuda lo antes posible y avisar a los servicios de emergencia.

 

El conductor será el responsable más directo en la evacuación y en todo lo que afecta a la seguridad de los usuarios en el autocar. Por ello, deberá estar correctamente preparado, conocer las formas de realizar las evacuaciones y las normas de comportamiento dentro y fuera del autocar.

 

Puede contactar con nosotros si necesita los mejores servicios profesionales de alquiler de autocares para las excursiones de su escuela o colegio.