contaminacion-barcelona

CATALUÑA ENDURECERÁ LA NORMATIVA PARA LOS VEHÍCULOS MÁS CONTAMINANTES

Las autoridades están mostrando un énfasis creciente en luchar contra los vehículos que más emisiones contaminantes emiten a la atmósfera. Previamente, muchos núcleos de población en Europa han venido cerrando sus puertas a los vehículos más contaminantes, o imponiendo peajes para los mismos. El caso de Londres resulta paradigmático. Allí entrar con un coche que monta una motorización diésel es el doble de caro que con un gasolina.

Son decisiones nada populares, llenas de polémica y discutibles, porque si bien por una parte es preciso proteger la salud de los habitantes de la contaminación (cuyos efectos son bastante nocivos), por otra trae bastantes quebraderos de cabeza para otros tantos que necesitan en su vida diaria el coche.

Nosotros nos cansaremos de recomendar el autocar como medio de transporte, no solo por su comodidad, sino por tratarse de uno de los vehículos que menos impacto ecológico supone. Muchas ciudades además están apostando poco a poco por renovar sus flotas hacia autobuses alternativos: eléctricos, híbridos, a gas natural o incluso a hidrógeno.

Otra opción más respetuosa con el medio ambiente es alquilar un autobús, y de paso, ahorrarse molestias y costes. Precisamente, en Vista Bus estamos comprometidos con el medio ambiente, ya que nuestra flota cuenta con las certificaciones sujetas a las últimas normas Euro.

El alquiler podría ser una solución todavía más ventajosa ante la nueva legislación que en este sentido se está preparando en Cataluña. Y es que la Generalitat piensa gravar los vehículos que emitan más CO₂, en una medida que pretende desincentivar el uso de estos y acelerar la renovación. Para los turismos que superen los 130 g/km, en Cataluña se pagarán unos 5,5 euros al año, mientras que los que sobrepasen los 235 g/km, tendrán que abonar 84 euros al año.

La ciudad de Barcelona no ha sido menos y ha anunciado la intención de restringir la circulación a los vehículos de más de 20 años de antigüedad para toda el Área Metropolitana de Barcelona. Las protestas no han tardado en surgir, y ya existen varias asociaciones que piden que no se utilice la edad como criterio para prohibir la entrada en el centro de la ciudad.

Como decimos, es un tema muy espinoso. Nosotros, como defensores del autocar como medio de transporte, recomendamos su fomento como una opción que es útil tanto para el medio ambiente, como quien se monta en él.