viajar en autobus

Algunos consejos al viajar en autobús

De los diferentes medios de transporte que existen a la hora de viajar, posiblemente el autobús sea la más cansada para los viajeros, sobre todo cuando se tratan de viajes largos.

Los viajes en autobús suelen ser los más baratos, pero también se convierten en incómodos, cansados y molestos. Son muchas horas, sentados en un espacio reducido, sin apenas poder moverse y, sobre todo, limitados por las decisiones del conductor a la hora de realizar paradas para descansar y estirar las piernas o para ir al cuarto de baño.

Dicho esto, y dejando de lado las típicas soluciones que se le podrían ocurrir a cualquiera (dormir, leer, navegar por Internet, ver una película o, sencillamente, mirar el paisaje), te proponemos, a continuación, una serie de consejos y trucos para que un viaje largo en autobús se haga más llevadero.

Consejos para viajar en autobús

1. Si es posible, intenta siempre viajar con compañía

Compartir un viaje, por malo que sea, acompañado, puede rebajar la sensación de aburrimiento a más de la mitad. Además, hay que tener en cuenta que, casi siempre, nos tocará compartir asiento con algún desconocido y podemos llegar a tener la mala suerte de que no pare de hablar en todo el transcurso del viaje.

2. Equípate con todo tipo de artículos de entretenimiento

Gadgets electrónicos, el móvil bien cargado, MP3 o reproductor de CD, libros, e-books y demás.

3. Viaja con vestimenta cómoda

Una vestimenta cómoda es esencial y puede ser determinante a la hora de tener un viaje más o menos confortable.

4. Intenta viajar cansado

Un buen truco para pasar el rato en un largo viaje es dormir y, para dormir bien, ir cansado al viaje surge como una ventaja. Si estás totalmente descansado, te puedes aburrir mucho. En ese caso, no dormir demasiado la noche anterior puede ayudarte a conciliar mejor el sueño, que siempre será más difícil en un vehículo en movimiento.

5. Escoge buena fecha para realizar tu viaje

Intenta no viajar en víspera de festivos o puentes importantes. Son las fechas en las que viaja todo el mundo y las carreteras pueden estar colapsadas a la salidas y entrada de las ciudades.

6. Llévate una almohada hinchable

Los respaldos de los asientos, aunque se puede, apenas se inclinan, es difícil encontrar un sitio donde apoyar manos o mochilas para reposar la cabeza, la ventanilla tiembla mucho… En ese caso, la solución puede ser la almohada hinchable, que nos permite descansar la cabeza cómodamente y en cualquier sitio de nuestro habitáculo.

7. Realiza ejercicios de pies, piernas, brazos y cuello

Intenta estirar cada hora o par de horas piernas, brazos y tronco. Aunque parezca difícil, desde el asiento siempre se pueden hacer pequeños ejercicios para evitar que se nos contraigan las articulaciones y compriman los músculos. Realizar movimientos circulares con los pies y los tobillos, mover el cuello de un lado a otro o girar el tronco 180 grados pueden ayudarnos a encontrarnos mucho mejor.

Todos estos consejos pueden no llegar nunca a ser suficientes para convertir un viaje en autobús en algo placentero y divertido, siempre pueden ayudarnos a pasar las horas más rápido y lo mejor posible.