cinturon de seguridad autobus

LA IMPORTANCIA DEL CINTURÓN EN EL AUTOBÚS

El autobús es uno de los medios de transporte por carretera más seguros. No lo decimos nosotros, sino las propias estadísticas recopiladas por la DGT de forma anual, que muestran que los accidentes en los que se ven afectados los ocupantes de un autobús son más que escasos.

Esto no va en detrimento de que nosotros podamos poner de nuestra parte a la hora de contribuir a la seguridad durante el viaje mediante un medio que tradicionalmente se ha ignorado, pero que recomendamos encarecidamente. Es, sencillamente, que nos abrochemos el cinturón al sentarnos a bordo.

Se trata de una prestación que se convirtió en obligatoria en 2006, tanto para el conductor como para los viajeros. Al año siguiente, en 2007, la Unión Europea legislaba que todos los autobuses nuevos debían venir de serie con cinturones de seguridad.

Como decimos, al contrario que ocurre con los coches, la concienciación de su uso en autobuses no ha tenido la misma intensidad. No hace falta ser muy perspicaz para comprobarlo, y desde aquí, nos gustaría recomendaros su uso. Y es que, por su naturaleza generalmente ventral (es decir, de dos puntos, como en los aviones) no supone un elemento incómodo para el viajero.

Dada la naturaleza y el diseño de los autobuses modernos, extrañamente podría demostrarse útil llevar el cinturón abrochado. Sabemos que llegados a estas alturas esto puede sonar extraño, pero permitidnos que nos expliquemos: en caso de choques tanto frontales como traseros, la naturaleza del diseño y sistemas de seguridad del autobús impedirán que nos movamos de nuestros asientos. La propia estructura del vehículo es la encargada de absorber la energía que se genera, librando del trance a sus ocupantes. Por tanto, en estos ejemplos el papel del cinturón no es demasiado influyente.

No obstante, esta situación cambia en el remoto caso de vuelco. Entonces, la utilización del cinturón por parte de los pasajeros se demuestra más que relevante, contribuyendo a quedar en el asiento y reduciendo considerablemente un posible riesgo para nuestra salud.

Por eso, aunque insistimos en que el autobús es el medio de transporte en carretera que entraña menos peligrosidad, abrochándonos el cinturón contribuiremos a que la seguridad durante el viaje sea aún mayor.