bus2en

Los autobuses gigantes que invadirán China

Serán los autobuses más grandes del mundo… ¡y serán funcionales! No se trata de una atracción de circo o un intento de batir un récord: en China se están proyectando construir unos enormes autocares, llamados ‘straffling buses’ con capacidad de llevar hasta a más de 1000 personas en su interior, un proyecto cuyos primeros pasos datan de décadas atrás.

China es hoy por hoy el primer mercado mundial de coches. Esto provoca una enorme contaminación en China y unos perpetuos problemas de tráfico que hacen la vida mucho más difícil a muchos ciudadanos. Todo esto provoca que este pueblo tenga que pensar soluciones para fomentar el uso del transporte público y así comenzar a rebajar estos dos problemas.
Sabemos que los autobuses son un medio ecológico, más amable con el medio ambiente, así que desde el gobierno chino se trata de optimizar e impulsar su uso.

Los ‘straddling buses’ son, prácticamente, túneles sobre ruedas. Se trata de enormes autocares que circulan por dos carriles a la vez, abarcando el tráfico… pero elevándose sobre él, y dejando que el resto de vehículos pasen por debajo de ellos.

 

Así, son capaces de llevará miles de pasajeros en su interior (se barajan cifras de hasta 1.400 personas) sin que esto tenga que dificultar el tráfico por carretera.  Los pasajeros van situados en la parte más alta del vehículo, y los coches pasarán por la parte inferior sin ningún tipo de estorbo.

Al circular por carreteras normales, no necesitaría de una inversión en raíles o infraestructuras costosas y podrían incorporarse al servicio de una manera más rápida. El precio de poner en circulación uno de estos autobuses es tan sólo el de un 20% de un metro. La empresa Transit Explore Bus lleva desde 2010 trabajando en el concepto, y parece que en breve circularán por sus calles los primeros prototipos. Y ojo, que el concepto de este tipo de bus ya aparecía a finales de los 60 en dibujos e ilustraciones sobre posibles vehículos del futuro.

Las pruebas han sido muy satisfactorias, y la idea se pondrá en prueba en contexto real durante julio o agosto, en la provincia china de Changzhóu, cerca de Shanghái. Las cifras invitan al optimismo: cada uno de estos enormes vehículos  podría sustituir a…. ¡40 autobuses! Con lo cual a lo largo del año, puede ahorrar hasta 800 toneladas de combustible y 2.500 toneladas de emisiones. Desde luego, merece la pena poner en práctica esta revolucionaria idea.