normas-autocar

Normas para viajar en el autobús con niños.

Hay muchas posibilidades de que el autocar esté presente  en la vida del niño. Tanto el viaje en un autobús escolar, para llevarles y recogerles del colegio, al desplazamiento por ciudad, o incluso en viajes, excursiones y vacaciones. Por ello, y por la seguridad de todos, es interesante repasar algunas de las normas a cumplir a la hora de hacer viajes en autobús.

En primer lugar, nosotros debemos de fijarnos previamente en si el vehículo y el conductor cumplen todos los requisitos y normativas de seguridad. Por supuesto, en Vista Bus, todos los vehículos cumplen con las normativas establecidas y medidas de seguridad del mercado, estando a su disposición toda la información que necesite, para mayor seguridad del niño.

Hay que instruir al niño en que es vital ponerse el cinturón de seguridad incluso en trayectos cortos. Los cinturones de seguridad para niños han de ser de tres puntos y si el niño es muy pequeño, tenemos que disponer de cojines elevadores o una silleta para ajustarlos a su altura y asegurarnos de que va bien sujeto.

Recuerda  que los niños deben de realizar todo el viaje sentado en todo momento, tanto si van acompañando a la familia como en otro tipo de trayecto que puedan realizar solos. No pueden estar de pie en el asiento o en el pasillo, por su propia seguridad y la del resto de pasajeros.

También hay que convencerles de no dedicarse a leer, escribir o dibujar durante el viaje, ya que los pequeños se marean con mayor facilidad. Lo mejor es que miren al frente durante la mayor parte del viaje y que tengan otro tipo de entretenimiento.

En caso de que el niño tenga propensión a marearse durante el viaje en autocar, hay que enseñarle a situarse en los asientos de las primeras filas, ya que disminuye este problema.

También hay que intentar que el niño no tome lácteos antes de tomar el bus, si es posible. Es más aconsejable que tomen algo de comida sólida, como por ejemplo, un pequeño sándwich (sin queso, claro). También pueden optar por mascar algún tipo de chicle o caramelo para seguir salivando (que ayuda a evitar el vómito).

En última instancia, siempre conviene que lleven una bolsa vacía por si finalmente necesitan vomitar, y llevar algo de agua y algo dulce, para reponerse mejor.. Hay que dejar claro, además, que hay que mantener las normas de higiene habituales.

Para evitar molestar a otros pasajeros, es recomendable que tengan algún tipo de entretenimiento: algún juguete sencillo, o incluso una videoconsola, le mantendrán tranquilo. También es de interés ir hablando con él, contándoles cosas del viaje, o alguna historia.

Por último, es aconsejable comprobar la zona tanto al entrar al bus como al bajar de él, y entrar al vehículo sin prisas y de manera ordenada y tranquila. Asegurarse de que no hay otros vehículos en movimiento, comenzando por el propio autocar en el que viajamos,  ni personas extrañas. Los autobuses escolares deben tener al menos otro adulto al margen del conductor para asegurarse de su bienestar.

Con estos simples consejos el viaje en autocar será más seguro y plácido para todos. Anímate y asegúrate de que tu hijo también aprende a comportarse debidamente en uno de estos viajes: es lo más seguro y cómodo para todos.