flota_01

Tipos de autobuses

Aunque estemos habituados a utilizar el clásico autobús que vemos por las ciudades a diario, existen diferentes tipos de autocares atendiendo a criterios de construcción de los mismos y de utilización. Te contamos los principales tipos de autobuses en los que podrás viajar.

 

 Según su construcción

Según los criterios de construcción, teniendo en cuenta los materiales con los que está hecho, la cantidad de peso que soportan y la estructura que siguen, nos encontramos con los siguientes autocares:

  • Autobús tradicional: El autocar básico que nos encontramos a diario cuando salimos a la calle. Su construcción está pensada para que viajen más de nueve personas, además del propio conductor.
  • Autobús articulado: Muchos autobuses públicos también se han construido de manera articulada. Está compuesto por dos partes que están unidas entre sí por una sección articulada que comunica las dos partes de este autocar entre sí.
  • Autobús de dos pisos: Si has viajado a Londres, seguro que has visto por sus calles muchos de estos autobuses. El espacio destinado a los pasajeros se sitúa en dos niveles, uno por encima del otro. Evidentemente este tipo de autobuses tienen un mayor aforo que un autobús tradicional, y su envergadura también es mayor.

pexels-photo

  • Autobús mixto: Está pensado para transportar tanto mercancías como pasajeros de manera simultánea o independiente, dependiendo del uso que se haga de él.

 

Según su utilización

Por otra parte, también se puede hacer una clasificación de los autobuses más comunes atendiendo a su utilización. Podemos distinguir entre los siguientes:

 

  • Autobús escolar: Se trata de un vehículo destinado exclusivamente para el transporte de escolares. Como ya hemos contado en anteriores posts, debe cumplir ciertas medidas se seguridad muy importantes al viajar con menores de edad a bordo.
  • Autobús urbano: Este autocar está concebido para el transporte urbano y suburbano. Están acondicionados y equipados para este uso, teniendo, por ejemplo, barras para que los viajeros puedan agarrarse, o asientos reservados para discapacitados, ancianos o mujeres embarazadas.
  • Autobús de corto recorrido: Equipado para recorrer distancias cortas. Al contrario que los urbanos, no están pensados para que los usuarios viajen de pie, pero pueden hacerlo al tratarse de pequeñas distancias.
  • Autobús de largo recorrido: Destinados para viajes largos. Para garantizar la comodidad de los viajeros durante sus recorridos cuentan con asientos e incluso baños, dependiendo de las cláusulas y condiciones del viaje y de la distancia que recorran. La ley impide, por tanto, que los usuarios viajen de pie.