excursiones en autobus

Tres lugares mágicos los que perderse este otoño

Tras un verano largo, es el momento de disfrutar del otoño, su clima y sus paisajes. Es el momento ideal para hacer una excursión en autobús, buscando parajes naturales que resalten los colores ocres de esta estación. La península está plagado de ellos y hoy te traemos cinco excursiones especialmente indicadas para este y los próximos meses.

Los mejores lugares para hacer excursiones en autobus este otoño

Viros

Situado en el parque natural de Alt Pirineu, es conocido como el “bosque del hierro”, repleto de itinerarios interesantes y poco frecuentados. Es ideal para una escapada.

Es el espacio mejor conservado del famoso parque natural de Alt Pirineu, y es un destino ideal para hacer una excursión en autobús. Comprende las poblaciones de Pallars Sobirá y el nborte de l’Alt Urgell. La ruta más recomendada comienza en Araós, y está convenientemente señalizada. Las hojas de las hayas y abedules en otoño, contrastando con las montañas del pirineo, conforman una preciosa vista que hará disfrutar a cualquier excursionista: si se pasa toda una jornada allí o se llega al atardecer, te sorprenderás por un preciosos entorno.

Si eres aficionado al senderismo o te apetece pasar un día disfrutando de la naturaleza del Mediterráneo, es una visita obligada. Y además, puede que incluso puedas ver más de una de las especies autóctonas de la zona, como el urogallo o algún rebeco.

Camprodón y Molló

Un auténtico espectáculo cromático para disfrutar no solo de sus bosques y paisajes, sino de la propia arquitectura de las ciudades. Las dos ciudades pueden visitarse en un solo viaje, por lo que es un lugar ideal para visitar en autobús.

En Camprodón no puedes dejar de visitar su famoso puente medieval, inmortalizado en tantas fotos, así como su casco antiguo, con preciosos edificios y paseos modernistas que no puedes dejar de bien. Además, puedes aprender parte de su historia y saber más de sus famosas galletas.

En Molló destaca sin duda su fantástica iglesia románica, procedente del siglo X y consagrada a Santa Cecilia. . Todo el pueblo tiene unas preciosas vistas hacia las montañas del Coll d’Ares que hacen de la visita a la ciudad y sus alrededores toda una experiencia.

Cap de Creus

Y no olvidamos un destino en el litoral, para los que gustan de la belleza de las zonas costeras. El parque natural de Cap de Creus suelen estar aún templadas, y la posibilidad de recorrer este litoral en piragua es una experiencia divertida y muy recomendable. Podemos también sorprendernos sus formaciones rocosos, con singulares nombres: el león, el águila, el camello… El mismísimo Dalí quedó inspirado por estas vistas, que inmortalizó en alguna de sus obras.

La zona también tiene algunas calas remotas, por si apetece el baño, y muchos viñedos que crean la popular denominación de origen L’Emporda. Y siempre podemos realizar una ruta megalítica, observando los menhires y dólmenes de la zona. ¿Se te ocurre una manera mejor de hacer una excursión en autobús?