El autobús y el vacío legal en seguridad vial infantil

Ya sea para ir a excursiones, para trasladarse hasta el colegio o instituto, para ir a campamentos… Muchos niños realizan numerosos viajes en autobús, algunos de ellos a diario e incluso de larga distancia. Por eso, nos parece relevante que los adultos conozcan algunos de los sistemas de seguridad vial infantil que existen y la normativa que los regula.

La normativa en los sistemas de seguridad vial infantil

Lo cierto es que no existe una normativa vigente que establezca cómo deben viajar los más pequeños en los autobuses, con lo que lo que podemos ofrecerte son una serie de recomendaciones enfocadas a mantener la mayor seguridad de los niños. Esta sí que establece que los niños menores de 12 años y que midan menos de 1,35 deben viajar en automóviles con el sistema de retención infantil que corresponde; pero en cuanto a los autobuses hay un cierto vacío.

El Reglamento General de Circulación indica que los mayores de 3 años tendrán que utilizar cinturón de seguridad. Pero esta medida parece insuficiente para algunos padres, ya que consideran que cuando el autobús frena de forma brusca el cinturón puede no retener al niño de manera adecuada. Para evitar estos problemas lo aconsejable sería utilizar un Sistema de Seguridad de Retención Infantil (SRI) como una silla para autobús. El problema con esto es que las sillas que se utilizan en los coches no están adaptadas para los asientos del autobús, con lo que pueden no resultan del todo seguras y estables. Existen sillas infantiles para autobuses homologadas y que cuentan con cinco puntos de anclaje. De esta manera el niño irá mucho más seguro durante su trayecto en autobús y se pueden utilizar en autocares con cinturones tanto de dos como de tres puntos.

 Los SRI en menores de tres años

¿Y qué sucede con los niños menores de tres años? En este caso el reglamento no establece cómo deben viajar los pequeños. La opción de un SRI como es una silla es la que se plantea a los padres de estos niños, pero antes hay que comprobar si la silla puede sujetarse con el cinturón de seguridad.

Como vemos, existe un vacío legal importante en este sentido, y muchos son los padres preocupados ante el hecho de que sus hijos gocen de la mayor seguridad en sus viajes en autobús. Mientras esperamos algún tipo de modificación en la normativa, recomendamos el uso de sillas infantiles adaptadas, sobre todo, en el caso de los menores de tres años.