autobus para niños sin hogar en arizona

Un autobús decorado por Carlos Rivas recorrera Arizona

Un autobús decorado con obras del artista Carlos Rivas recorrerá los barrios más marginales de Arizona para iniciar un acercamiento al arte por parte de los niños latinos que carecen de oportunidades. De esta manera llevarán a la calle el arte y pondrán a su disposición numerosas actividades relacionadas para que descubran formas y expresiones artísticas.

Actualmente son miles los jóvenes residentes en barrios predominantemente latinos en Arizona y que no cuentan con los medios necesarios para acceder a algo tan importante como el arte. Por eso, el muralista Carlos Rivas ofreció a la asociación Neighboorhood Ministries, que se encarga de encontrar un hogar a niños cuyos padres son deportados, una iniciativa para acercar ese arte a los niños: un autobús decorado con sus obras. La asociación, tras conocer la propuesta, aceptó rápidamente.

 

El autobús decorado por Carlos Rivas acercará el arte a los más desfavorecidos en Arizona

De esta manera, y a través de este peculiar autobús, los niños tendrán acceso a clases de pintura y diversos talleres artísticos, enfocados a que despierten su creatividad y su interés por algo que quizás hasta ahora desconocían y les era totalmente ajeno. Mediante este acercamiento se pretende que este colectivo desfavorecido pueda disfrutar de ocio gratuito y cultural. Además, este tipo de actividades estimulan la imaginación y resultan muy positivos para el desarrollo intelectual del niño, que, en muchas ocasiones, debido a su situación, se sitúa en un segundo plano. “Que mi trabajo inspirase a los niños a crear sería el mejor premio”, reconoce el propio Carlos Rivas.

¡Qué mejor idea que llevar el arte a la propia calle en forma de autobús! El artista Carlos Rivas se ha encargado de decorarlo haciendo que llame la atención allá por donde pasa, siendo fiel a su propio estilo artístico en el que las formas son las protagonistas e impregnan toda la fachada del autocar. Se trata de un autobús que bien podría recordarnos a un autobús escolar, pero en vez del clásico color amarillo, este es blanco; así Rivas lo ha podido utilizar como un lienzo en el que dibujar sus murales.

Se trata, sin duda, de una iniciativa educativa y enriquecedora que seguro que inspira a muchos niños y crea en ellos la curiosidad del arte. Si ellos no van al arte por carencia de oportunidades… ¡el arte irá a ellos en forma de autobús!