Autobuses más famosos del mundo

Los autobuses más famosos del mundo

Está claro que los autobuses están de moda. Desde el polémico vehículo de la asociación Hazte Oír hasta la campaña organizada por Podemos para denunciar la corrupción con mensajes en un autobús, lo cierto es que en los últimos meses no se para de hablar de este medio de transporte. Por eso, vamos a aprovechar para hacer un repaso por algunos de los autobuses más famosos e icónicos.

El autobús escolar americano

Seguro que los has visto en cientos de películas e incluso, si has viajado a Estados Unidos, te habrás topado con él. Lo cierto es que en la realidad es tal y como nos lo muestra la ficción, y seguro que dentro de él tienen lugar numerosas historias dignas de ser contadas. Es el clásico autocar amarillo con un diseño un poco rudimentario, pero absolutamente reconocible.

Autobús londinense de dos plantas

Una de las actividades obligatorias si visitas Londres, como lo puede ser subirte al London Eye, es viajar en la planta de arriba de uno de estos autobuses. Su color rojo llama la atención y son ya todo un patrimonio de la ciudad; actualmente son un reclamo turístico más y su presencia es limitada, pero seguro que consigues montarte en uno y admirar desde sus ventanas las vistas de Londres.

El Bus

¿Recuerdas el reality show El Bus? Aunque no fue uno de los programas de más éxito, lo cierto es que permanece en la memoria de la cultura popular de este país. Este vehículo de dos plantas viajaba por toda España mientras los concursantes permanecían dentro de él, conviviendo en un espacio muy limitado. ¿Recuerdas su pegadiza sintonía?

 El Volkswagen bus

El mítico autobús hippie y todo un icono de los alocados años 60. Quizá lo conozcas por uno de los muchos nombres que ha tenido: Camper, Bulli, Transporter… Representa todo el espíritu de libertad y de aventuras de los jóvenes de aquello época, que lo utilizaban para viajar en grupo a la playa o a algún festival.

volkswagen bus

Autobuses electorales

La reciente puesta en marcha de Podemos no era un autobús electoral, sino algo reivindicativo; sin embargo, en América, en época de elecciones, lo normal es encontrarse con cientos de buses electorales. Ver las caras de los candidatos en ellos, para nosotros, puede resultar algo impactante, pero allí están más que acostumbrados y forma parte casi de cualquier campaña.