seguridad autobus escolar

Medidas de seguridad Autobuses escolares

La DGT ha comenzado una nueva campaña en la que se busca incrementar la seguridad en autocares escolares. Contratar un autobús escolar es la forma más eficiente de transportar a los pequeños hasta la escuela, y se busca seguir mejorando unos datos ya de por si excelentes.

Las cifras del último estudio son casi inmejorables, puesto que no cuentan con ninguna víctima mortal y apenas 9 heridos durante todo el ejercicio de 2015, lo que confirman al autobús escolar es la opción más rápida, ecológica y ante todo, segura tanto para los niños como para los profesionales. Si tus hijos van a empezar a usar coger el autocar para ir al colegio, estas son algunas de las medidas básicas que deben saber para garantizar el bienestar de todos.

Medidas para garantizar la seguridad en autocares escolares

No pararse nunca detrás del autobús. Podría ponerse en marcha sin que nos viera.

No despistarse ni alejarse de la parada establecida.

Esperar la señal del conductor y cruzar siempre al menos tres metros por delante.

Dentro del autobús, mantenerse sentado y con el cinturón puesto, si éste lo lleva instalado. Es imprescindible inculcar en los pequeños la costumbre de ponerse el cinturón en todo tipo de viajes.

– No correr al llegar al autobús, ni al salir.

Obedecer al conductor y al monitor. Es importante que el padre inculque la disciplina de obedecer a los profesionales por su propia seguridad.

Por supuesto, siempre es recomendable que los padres comprueben la seguridad de los autocares en los que se desplazan sus hijos. En caso de que el vehículo no cuente con cinturones, hay que insistir al centro en que solicite la contratación de autocares con ellos, o que se instale en los que se están usando. Siempre es recomendable la figura de un monitor, al margen del propio conductor, que acompañe a los niños durante el trayecto.

La campaña de la DGT tendrá varias fases: en primer lugar, un control de carácter administrativo sobre las autorizaciones y documentos que deben tener dichos vehículos. Después, se verificarán que las condiciones técnicas y elementos de seguridad del vehículo, asegurándose que son los que exige la normativa. También se inspeccionará al propio conductor y los requisitos que debe cumplimentar, como son el permiso de conducción y los tiempos de descanso. Sin olvidar además el control de la velocidad a la que circulan, vigilar que no hagan uso del teléfono móvil y que no conduzcan bajo los efectos de alcohol o drogas, por supuesto.

Las nuevas medidas reforzarán el papel de los autocares escolares como parte de la vida cotidiana y como alternativa de transporte infantil que facilita la vida a padres y alumnos. Y además son cada vez más seguros.