coach rental in Barcelona | alquiler de autocares en barcelona | Rent a bus Barcelona

El autocar, un elemento cotidiano más

El autocar, está presente en nuestro día a día como un elemento cotidiano más. Es uno de los medios de transporte más utilizados en todo el país, por su eficiencia, comodidad y precio asequible. Todos los reconocemos a simple vista, pero… ¿sabrías diferenciar uno de un autocar? Aunque muchas veces se usen como sinónimos, hoy vamos a explicarte la diferencia entre autobús, autocar y otros vehículos similares.

En nuestro país, técnicamente, se pueden utilizar las dos palabras de manera indistinta. Sin embargo, en otros países existe una clasificación a seguir. En el sector español, por proximidad, comienza a utilizarse la diferenciación que se realizar en Francia, que es lo que vamos a utilizar aquí por su difusión entre el propio sector.

Por lo tanto, el autobús, la palabra más común y difundida, es un vehículo urbano que realiza un trayecto fijo varias veces al día. El autobús realiza frecuentes paradas en su trayecto, en la cual suben y bajan pasajeros al llegar a su destino. Como habéis podido imaginar, un autobús suele ser un servicio público o concertado, como el que pone a disposición los organismos de transporte regionales y locales.

Así, es fácil conocer la diferencia con un autocar: estos son vehículos que suelen realizar trayectos mucho más largos, de ciudad en ciudad, realizando un número de paradas mucho menor. El recorrido es, obviamente, mucho más extenso, y depende siempre de empresas privadas que gestionan esas líneas. Además, los autocares cuentan con maleteros de gran capacidad para poder guardar el equipaje de los pasajeros, cosa de la que carecen los autobuses.

Por último, podemos hablar de la existencia del autobús ejecutivo, con una capacidad menor (por debajo de los 42 asientos), siendo mucho más espaciosos y cómodos.

Los autobuses VIP o autobuses de lujo comprenden la última clasificación: con un número de plazas muy reducidas, tiene asientos anchos y espaciosos y toda clase de comodidades y servicios, a precios mucho mayores, por supuesto.

También existen otros vehículos de menor capacidad, como el minibús. Técnicamente, hablamos de Minibús cuando el vehículo puede acoger a un número de pasajeros de entre 9 y 16 pasajeros.

En caso de que hablemos de un vehículo con menos de 9 pasajeros, se suelen llamar Microbús, utilizados obviamente en el ámbito privado, alquilándose para transporte en excursiones, transfer al aeropuerto, eventos de empresa etc…

Existe un tercer término, mucho menos difundido, que es el de Midibús: vehículos de más de 16 pasajeros, pero menos de 36. Suele usarse de modo privado para convenciones, bodas y eventos semejantes.

El origen de la palabra “autobús”, además, tiene una curiosa y divertida historia que ya os contamos aquí. De momento y como hemos indicado, la RAE no diferencia en el uso de autocar y autobús, con lo cual ambos vocablos son correctos.