coach rental in Barcelona | alquiler de autocares en barcelona

Autobuses para transportar a tus trabajadores: una buena idea

La versatilidad del autocar es algo que aún está por explotar. Todos conocemos sus usos  en el transporte público y rutas interurbanas. Pero, ¿sabías que cada vez se usa más en la empresa privada? Cada vez hay más compañía que creen que es una buena idea poner un autobús en el que llevar a sus empleados al trabajo de una manera más cómoda y segura.

La idea es simple: contratar a una compañía con un microbus, minibus o lanzadera para que realice el recorrido indicado y recoja y traslade a los trabajadores. Esto es especialmente útil cuando el lugar del trabajo está en un lugar retirado del centro de la ciudad,  en centros de trabajo o polígonos alejados de la urbe y de la mayor concentración de transporte y atascos.

Las ventajas para la plantilla son muchas. Para empezar, el recorrido que hace el bus es el más directo posible, con lo que los trabajadores que usan el transporte público ahorran tiempo y esfuerzo en el traslado a una zona que puede estar mal comunicada. Para los que disponen de su propio vehículo, también guarda beneficios. Les supone comenzar el día de manera relajados, sin tener que preocuparse de conducir: nada mejor que ir leyendo o conversando con un amigo durante el trayecto.

Además, estos no tienen que preocuparse por el aparcamiento a la ida o vuelta. Por no hablar del ahorro en combustible que supone para el particular. Un trabajador contento con el trato de su empresa siempre va a realizar una mejor labor, como todos sabemos

Durante algún tiempo era un servicio exclusivo para trabajadores de aeropuertos, hospitales o grandes empresas situadas a las afueras de la ciudad, pero cada vez son más los casos en los que se opta por este servicio. Se trata de todo un ejercicio de sostenibilidad energética y de apuesta por un país y planeta más limpio y con mayor eficiencia en el transporte. Quizá tu empresa también podría ponderar contratar este tipo de autocares para facilitar también la vida a sus empleados.

Por supuesto, los más tardones tienen un problema con el servicio de autobús al trabajo:  el bus tiene que ser puntual para evitar atascos y claro, tiene una frecuencia de paso única, o al menos menor. Si es el caso, vale la pena poner el despertador cinco minutos antes para aprovechar las ventajas del bus al trabajo, ¿verdad?