Un autobús que recorre 1700 kilómetros con una sola batería

El autobús eléctrico Catalyst E2 de la empresa estadounidense Proterra ha conseguido un nuevo récord: recorrer una distancia de más de 1700 kilómetros con una sola carga de batería. Esto supone un nuevo avance en este tipo de vehículo, que cada vez podemos ver más implantado en numerosas ciudades.

 

Lo autobuses eléctricos, una realidad

Los avances en los autobuses eléctricos siguen produciéndose día a día, y cada vez conocemos más casos de ciudades que optan por implantar poco a poco este tipo de vehículos, que respetan el medio ambiente al no producir contaminación atmosférica ni contaminación sonora. La EMT de Madrid, por ejemplo, se encuentra trabajando en el proyecto de una línea eléctrica. Pero en este caso hablamos de la empresa Proterra, cuyo objetivo parece ser llegar a convertirse en el Tesla de los autobuses.

Este autobús eléctrico ha sido capaz de recorrer una distancia de 1772 kilómetros sin necesidad de cambiar la batería que utiliza. La compañía de Estados Unidos ya ha vendido en este país unos 400 vehículos con una batería con autonomía de unos 560 kilómetros, pero seguro que, tras estos avances, consiguen que las ventas se disparen, ya que supone más del doble de autonomía de lo que tenía antes.

De esta manera, se pueden realizar viajes muy largos sin tener que cambiar la batería del autobús, lo que supondría, adaptado a nuestra geografía, poder viajar desde Madrid a París en autobús con una sola batería. ¿A que parecía algo impensable hace muy poco tiempo?

El presidente de Proterra, Ryan Popple, explicaba en una entrevista que cree que el sector de los autobuses será el primero en dar el salto por completo a los vehículos equipados con baterías eléctricas. Y todo parece darle la razón, aunque hay algo que quizá frena lo que podría ser un desarrollo mayor, y es el precio de este tipo de vehículos. Así, el autocar con autonomía de 560 kilómetros cuesta unos 700.000 dólares, unos 200.000 euros más de lo que se pagaría por un autocar normal.

A pesar del hándicap del precio, muchos organismos públicos ya están invirtiendo en autobuses eléctricos como este, que a la larga, aunque suponga un desembolso mayor, son mucho más beneficiosos para los usuarios y para el medio ambiente.